La fusión de la cultura inca y la cultura española y la riqueza natural de Cajamarca la han convertido en un destino turístico sin comparación. Es mismo clima